Ellos lo tienen claro

Antes de iniciar la dura jornada laboral, un grupo de trabajadores oran juntos para pedir a Dios por el día que les espera

Antes de iniciar la dura jornada un grupo de operarios la empresa de cable Claro Colombia, se reúne todos los días al norte de Barranquilla, desde las seis de la mañana, para recibir las instrucciones laborales de parte del supervisor. Llegan en sus motos de diferentes partes de la ciudad, incluso municipios aledaños.

Pero, al finalizar dichas instrucciones  hacen un acto espiritual ante la mirada de los que se ejercitan en el parque Mirador de los Nogales: Leen versículos de la biblia, en este caso leyeron Salmos 3:1-8, hacen una reflexión sobre lo leído y colocan, a través de la oración, el día en las manos de Dios; además oran porque se cumplan las metas diarias, por los clientes, por los compañeros enfermos y sus familias.

“Es importante  comenzar el día de esta manera, agarrado de la mano de Dios y poniendo toda la confianza en Él,” afirma Deimer Vásquez, supervisor de operaciones, que lidera el grupo y quien hace parte del Ministerio la Familia de Cristo.

Ante la pandemia

Además manifiesta que este trabajo en medio de la pandemia, “ha sido muy difícil, como líder nos ha tocado orar mucho para que nos fortalezca, primeramente a nosotros y luego empujar al grupo que muchas veces no quiso salir, tuvo miedo y ansiedad. No querían llegar a sus casas creyendo que probablemente estaban contagiados, sin embargo en la oración, en la súplica ante Dios se fortalecieron para darles el mejor servicio durante la pandemia”.

Cabe resaltar que de este grupo aún no se ha presentado incapacidades por la covid-19 y mucho menos muertes. En la reunión cotidiana cumplen con los requerimientos de bioseguridad que se exigen como el uso de tapabocas y el distanciamiento social.

También te puede interesar: Cuando el dinero y la fama no lo es todo

1 Comentarios

  1. Glorioso lo que hace Dios cuando se le cree felicito atodos esos empresarios que permiten que Dios guarde sus bienes lo mismo que paso con jose en egipto

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*