“Yo he vencido al mundo”

Que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados;  perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos (2 Corintios 4:8-9).

Como nos lo dice Juan 16:33  “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” Dios no nos engaña nunca, el Padre nos advierte que en este mundo encontraremos aflicciones (no estamos exentos como ya lo hemos dicho anteriormente) pero nos da la plena seguridad que podemos confiar en Él, pues vencerá todas nuestras aflicciones para darnos la victoria.

En 2 Corintios 4:8-9 Dios nos regala otra promesa de esperanza, de Fe. Nos dice “atribulados en todo, mas no angustiados” lo que nos indica que si aguardamos en el Señor podemos pasar momentos difíciles, momentos de turbulencia en nuestra vidas, pero la angustia no nos va a desestabilizar, la intranquilidad no se apoderará de nosotros.

Posteriormente dice “en apuros, más no desesperados”, los obstáculos que podamos encontrar en el camino no nos van a desesperar, no nos robarán la paz, la tranquilidad, las esperanzas, ni la fe. Luego sigue diciendo “perseguidos, mas no desamparados” podemos ser perseguidos por los problemas, lo vicios, las tentaciones, las personas que nos quieren oprimir pero en ningún momento estaremos desamparados, en ningún momento Jehová nos dejará desprotegidos, no nos dejará solos, luchará con nosotros y nos cubrirá con su escudo protector para que el enemigo no nos atrape.

Y por último termina diciendo “derribados, pero no destruidos” podemos tropezar y caer, pero el camino no acabará para nosotros, porque no seremos destruidos, Dios nos levantará con su mano Divina y nos sostendrá hasta la victoria en Cristo Jesús.

Hermosa promesa de esperanza en Jehová, Dios siempre nos muestra la salida nunca desampara a sus hijos y les brinda las herramientas necesarias para que podamos ser fortalecidos y salir triunfantes bajo la gracia de Dios.

Siempre que buscamos fortaleza en nuestro Padre, cuando dejamos todo en sus manos, Él se encargará y nos mostrará la salida por más difícil que sea la situación. No nos dejemos destruir, tenemos un Dios Poderoso que nos ha dado muchas promesas que nos dan esperanza y fortalecen nuestra fe apropiémonos de ellas. Dios te Bendiga

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*