David Reyes Castro: “Soy un ser imperfecto, que vive para un Dios perfecto”

 Por: Javier Ahumada Bolívar

David nació un 16 de octubre, en el hogar de los Reyes Castro, una familia consagrada a Dios. Sus primeros años  transcurrieron en  normalidad; pero a  los seis  su vida tomó un giro inesperado. Le dio Poliomielitis y Tétano al mismo tiempo. Los médicos le dijeron a sus padres que el niño no volvería a caminar.  -En el mejor de los casos caminaría con muletas o con un aditamento ortopédico que le sostuviera sus caderas- Fue la sentencia de los galenos.

Tres años  después David corría y jugaba cuanto deporte requería utilizar sus piernas, aprendió, por ejemplo, a jugar beisbol, Basquetbol, fútbol, participaba en  todos los campeonatos hasta el punto que sus compañeros de escuela le decían Coldeportes. “El Señor obró un milagro en mi vida”. Reconoce. Aunque al caminar se le ve levemente cojear, lleva una vida totalmente normal.

Poco a poco se fue separando de los escenarios deportivos, toda vez, que los domingos cuando le correspondía competir, no estaban sus padres, las obligaciones  eclesiales no les permitía asistir. Recuerda que fue muy duro para él,  haber ganado una competencia de natación y no recibir el abrazo de sus progenitores. Desde niño tuvo claro que la familia tenía que estar unida en todo. “Mi padre era muy recurrente en decir que Dios es un Dios de familia  y para ser congruente con esto, decidí estar con mi familia los domingos.

Nunca permitió que le dieran beneficios por su condición, hasta  se presentó para el examen que hace el ejército, en el último grado del bachillerato, a sabiendas que no lo iban a recibir. “Era una forma de decirle a la vida estoy funcionando, de agradecerle a Dios”.

Estudió Ingeniería de Sistemas,  ha realizado tres post grados y por terminar una maestría en Administración de Negocios.

La política

El pastor David Reyes, su esposa e hijas

Su padre, el pastor Carlos Reyes, fue un defensor acérrimo, así como muchos pastores de su época,  inclusive hoy día, que la política y la religión son incompatible,  que desde los pulpitos no se puede hablar de política. Se satanizó el tema. La política es del diablo.

¿Pero cómo él, siendo hijo del defensor de estas tesis, hoy pertenece a la Junta de Ancianos del Movimiento Político Colombia Justa Libres?  Aquí está su respuesta:

“Algo que me enseñó mi papá fue: nada de lo que hagas puede ser anti bíblico, todo tiene que estar sustentado en la Palabra. Partiendo de ese principio tenemos que ir a la Palabra, allí tú puedes encontrar muchas cosas contundentes. Dios como gobierno y autoridad delegó en el hombre gobierno y autoridad… Isaías 33:22 concluye que Dios es justicia, es legislador, y Dios es Rey. Ahí están las tres ramas del poder, la rama ejecutiva, rama legislativa y rama judicial. Así  encuentras en la Biblia cualquier cantidad de versículos que Dios está en el asunto. Donde se tuerce el tema es en la forma corrupta de hacer política, eso es politiquería. Yo creo que debemos enviar misiones en ese campo, así como enviamos a las zonas de tolerancia, a las ollas de drogas, en las cárceles. Somos luz en la oscuridad. Lo que está pasando hoy es que los justos no estamos gobernando.”

Es el presidente de la Confederación  Cristiana de Colombia, una organización que tiene como propósito defender a la iglesia ante el estado colombiano, pastor principal del Concilio Misión Boston, director de la emisora Radio Vida Nueva y se desempeña como consultor organizacional en diferentes empresas.

Amor a primera vista

Un 20 de julio, después de una jornada de un ayuno en  el estadio Elías Chewin, vio por primera vez a una jovencita que lo impactó y que le robó el corazón. -Esa va ser mi esposa- les dijo a los compañeros, quienes se asombraron por la seriedad con que lo dijo, apenas tenía 16 años. Un tiempo después se hicieron novios. Esa jovencita era Lizzette, una agraciada adolescente asistente de la iglesia Boston Central.  “No fue fácil,  porque ser hijo de Carlos Reyes era muy complicado”. Dice y se ríe. A finales de año 99 se casaron y de esta unión nacieron cuatro princesas de Dios: Valentina, Sofía, Antonella e  Ivanna.

La partida y el enojo

El 13 mayo de 2003, la familia Reyes Castro,  sufre el dolor por la partida del pastor Carlos  a la presencia del Señor. Fue un momento muy difícil. Ese dolor lo motivo a apartarse de Dios, peleó con el Señor: “A mí no vuelvas a hablar, no quiero saber nada, tu y yo hasta aquí llegamos”. Estas palabras las dijo a la salida de la clínica, minutos después de enterarse de la muerte de su padre. No se fue al mundo pero se refugió con el dolor en su casa y el trabajo. A duras penas iba a la escuela dominical y por mucho tiempo eludió predicar aduciendo cualquier excusa.

La decisión inicial de la familia ante la ausencia del líder, fue querer irse a tierras lejanas. Hablaron  con pastores cercanos del concilio para que recibieran la obra y la respuesta fue que no. -Esto se los dio Dios, Dios los puso a ustedes-.

El rescate

Una noche de sábado, mientras realizaba tareas laborales en un cuarto de su casa, le llamó la atención unos cd, de enciclopedia bíblica, que  le habían regalado tiempo atrás.  Cuando los instaló apareció esta cita: “Porque no te dado espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”.  Vio como  las letras del pasaje, en que Pablo le habla a Timoteo, le saltaban en la pantalla del computador.

Entendió que Dios le estaba hablando y comenzó a armar un bosquejo, por si algún día volvía a retomar  la predicación. Se sumergió tanto que se le hizo de madrugada y por primera vez en varios años le dijo a su esposa que quería  orar y que estaba dispuesto a predicar. “Llama a mi mamá y pregúntale si puedo predicar hoy”.  Llegó nervioso al servicio, – me temblaba hasta la cedula- recuerda. Desde ese día no ha dejado de hablar con Dios, de predicar, de sentir su presencia. -El Señor me rescató, sabes soy un ser imperfecto, que vive para un Dios perfecto Concluye.

1 Comentarios

  1. Soy miembro de la Iglesia Boston Central, Doy gracias a Dios y oro por mis Pastores David y Lizetth, Son una familia de Bendición y Frutos, de los cuales son un ejemplo a Seguir, Mi vida y la de mi familia ha dado un giro espiritual enorme, entendemos el propósito de Dios en nuestras vidas pero sobretodo entendemos la Responsabilidad hacia nuestras generaciones.
    A través de mi Pastor David, entendimos que por ser nosotros la primera generación, la responsabilidad es grande para el futuro espiritual de mis hijos y de los hijos de los hijos de mis hijos. Pero mi Pastor David en la escuela dominical nos instruye, Es un hombre con Sabiduría poseedor de la Gracia y Favor de Nuestro Creador.
    Nos inspira a Servir con amor a nuestro Padre Celestial, nos enseño el valor de la humildad y sencillez, pero sobretodo nos enseño cual es la llave directa para recibir la gloria de Dios… que es el momento de la Intimidad, ese momento especial que le dedicas a nuestro Padre en el cual Dios es tu amigo, consejero, Padre y consolador.
    Gracias a Nuestro Pastor hemos conocido y sentido al Dios vivo, hemos sentido su Espíritu, su voz audible, hemos visto sus escarchas… Cuando oramos le damos gracias a Dios por habernos regalado a nuestro Amado y Salvador Jesús, por que si no fuera por él su único hijo, por esa muestra de amor y sacrificio en la cruz, YO, hoy no estaría aquí, ni mucho menos hubiera conocido al Dios VIVO.
    Gracias Iglesia Boston y sus pastores, por enseñarnos sana doctrina y el verdadero significado de la Prosperidad generacional.
    Somos la Familia Tarazona Hernandez, Bendecidos por Nuestro Señor quien nos guió donde congregarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*