Refugio fronterizo cristiano ayuda a los inmigrantes que buscan asilo en los EE. UU.

Pastor Héctor Silva posa con la gente en Senda de Vida Casa del Emigrante

Durante 24 años, el Pastor Héctor Silva ha estado dirigiendo un sitio para refugiados en México, que buscan asilo o trabajan en los Estados Unidos

Fue construido para albergar a 150 personas, pero a menudo tiene cientos más que su límite. “Somos el único hogar que hace esto. No hay otros. Ayudamos a las familias que buscan refugio en los Estados Unidos”, comentó el pastor Héctor Silva.  

Mientras los refugiados y migrantes huyen de sus países con la esperanza de encontrar refugio y trabajo en los Estados Unidos, se enfrentan a un viaje difícil y peligroso. Para ayudar a estas personas, Silva fundó un refugio cerca de la frontera, Senda de Vida Casa del Emigrante, que da a las personas que huyen de sus países de origen un lugar para quedarse y escuchar el Evangelio.

“Fundé el refugio porque tengo un corazón para las familias, las personas y las personas sin hogar. En este momento, el refugio de 12.916 pies cuadrados tiene capacidad para 540 personas. Es grande, es muy grande”, dijo.

Treinta y cinco de sus residentes actuales son niños. La mayoría de los residentes del refugio son de países de habla hispana, incluyendo Venezuela, México, Honduras, Guatemala, Nicaragua y Cuba. Otros vienen de lugares tan lejanos como Uganda, Camerún, Sierra Leona y Ghana. La mayoría quiere entrar en los EE. UU.

Mientras la gente permanece en el refugio, Silva les proporciona alimentos, medicinas, acceso a la tecnología y educación infantil.

“Al principio se necesitó mucha paciencia para entender todas las diferentes culturas [en un solo lugar]. Con compasión, trabajamos para entendernos”.

Los desafíos con la Covid-19

La COVID-19 ha hecho aún más difícil la difícil situación de los refugiados y ha presentado al ministerio nuevos desafíos, como muchos otros países, Estados Unidos cerró sus fronteras. Actualmente, 1.000 personas que se han alojado en Casa del Emigrante están esperando en México para averiguar su estatus migratorio en Estados Unidos.

Silva dijo que no estaba seguro de si la mayoría de las personas que se han refugiado en Senda de Vida Casa del Emigrante, estaban buscando asilo como refugiados en los Estados Unidos o buscando algún otro tipo de estatus legal. Su ministerio ayuda a las personas que han solicitado entrar a los Estados Unidos legalmente y ayuda a las familias a encontrar lugares para vivir en México, agregó.

Los inmigrantes pueden solicitar una visa para entrar legalmente a los EE. UU. si tienen un trabajo esperándolos allá, están relacionados con un residente estadounidense, ganan una lotería de tarjeta verde viniendo de un país con bajas tasas de inmigración de los EE. UU., o si están buscando asilo por la violencia, entre otras categorías.

La estancia promedio en el refugio fronterizo cristiano Senda de Vida, antes de COVID-19 fue de tres a seis meses, dijo Silva.

Para llegar a los EE. UU., las personas que huyen de sus países de origen a menudo pagan a los cárteles para transportarlos al norte. Hacerlo puede ser peligroso.

“Las personas que pagan por viajar a Estados Unidos enfrentan peligro. La gente puede ser asesinada. Muchos de ellos son encarcelados por rescate por los cárteles cuando llegan a América del Norte. Cuando entran en nuestro refugio, hemos visto que se enfrentan a muchos peligros. Los ponemos en manos de grupos de inmigración que pueden protegerlos”.

Recientemente, el número de personas que viajan al norte ha aumentado. En esta ola de inmigración, también hay más niños de lo habitual. Indicó el pastor Silva.

Biden ha prometido poner fin a muchas de las políticas fronterizas de la administración Trump.

Según el sitio web de Biden, su administración no solo pondría fin a la construcción de un muro fronterizo dentro de sus primeros 100 días, sino que también daría a los beneficiarios de DACA acceso a préstamos estudiantiles federales y crearía “una hoja de ruta para la ciudadanía” para los 11 a 14 millones de inmigrantes que viven en Estados Unidos ilegalmente.

Biden, que una vez apoyó tener una barrera a lo largo de la frontera sur, ahora se opone a la construcción del muro fronterizo y dijo que detendría cualquier construcción restante una vez que esté en el cargo.

Estos cambios de política probablemente motivarán a más personas a intentar cruzar la frontera ilegalmente, dijo a Bloomberg José Luis González, coordinador de la organización no gubernamental Guatemala Red Jesuita con Migrantes.

González señaló que la devastación económica causada por el desempleo masivo y los huracanes que golpean a los países centroamericanos también llevará a más personas a unirse a caravanas masivas ilegales a los EE. UU.

“Va a haber caravanas, y en las próximas semanas aumentará”, dijo González. “La gente ya no tiene miedo del coronavirus. Están pasando hambre, lo han perdido todo y algunos pueblos todavía están inundados”.

“Defendemos los derechos de los inmigrantes en este lado de la frontera”, dijo Silva, instando a Christian en los EE. UU. a financiar formas de ayudar a aquellos que buscan asilo en los EE. UU.

Escrito por Jackson Elliott, publicado en Christian Post

También te puede interesar leer: Huyendo de la guerrilla en Colombia

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*